«

»

Ago 19

Fundación de Cauto del Santo Cristo.

Diego Ávila del Monte fue un alcalde holguinero que escribió en 1872 las memorias del Hato de Holguín donde hace referencia a cómo un indio evangelizado trae a los parajes del Cauto un Cristo crucificado, llamado el Cristo de la misericordia, situándolo en un altar de adobe (fango) junto al camino real de Cuba en 1650, cerca del paso real del Cauto, llamado paso “La Mula”. El indio procedía del poblado los Caneyes Arriba de Bayamo, quien era dueño de estas tierras. Se conoce de la existencia de una comunidad o grupo aborigen en estos parajes. Se supone que este indio mantuviera bajo su protección a los pobladores aborígenes del territorio. Más adelante llegaron los conquistadores y encontrando al cristo, bautizaron el lugar como el Cristo y en la actualidad Cauto Cristo.

En 1750 construyen la ermita (iglesia pequeña) del Santo Cristo, en estos mismos parajes se desarrolla una vecindad que se bautizó como Cauto del Santo Cristo, tomando el nombre del río y de aquel Cristo que desde su humilde ermita contemplaba sus aguas. Los primeros vecinos llegaron de la villa de Bayamo en el siglo XVI cuando ordenó el cabildo ocupar las tierras del norte de Bayamo tomadas de costa a costa. Pretendieron estos habitantes establecer junto a las márgenes del Cauto del Santo Cristo estancias, corrales y hatos, convirtiendo a Cauto del Santo Cristo en hacienda, para las inclemencias de la naturaleza, las grandes crecientes del río, el ataque de epidemias como el cólera hicieron que muchos de estos pobladores se trasladaran a las tierras de Purnio. La ermita continúa en pie formando parte íntegra del Cristo. Hasta este lugar llegaban habitantes de todos los lugares a realizar y recibir los servicios de fé católica. El asentamiento poblacional primario se encontraba dentro de la jurisdicción holguinera, conociéndose a estos extensos territorios como Sabanillas del Cauto.

En 1812 surge como Partido (Estado Administrativo, económico, social establecido por la colonia) existiendo 25 casas, una escuela pública de varones, una tienda mixta, siendo su capitán de partido en 1850 Don Miguel de la Cruz Infante. El territorio estaba dividido en tres cuartones, este capitán de partido fue nombrado el 23 de Mayo de 1850 por el propio Gobernador de la Isla. La estadística realizada por el capitán de partido José Joaquín Infante el 1 de enero de 1850 arrojó que: existían 313 blancos extranjeros, 240 pardos libres entre hembras y varones, 9 negros libres y en todo el territorio sólo existían 23 esclavos. La economía existente estaba basada en la ganadería, razón para que no se extendieran las plantaciones cañeras que traía consigo la utilización de mano de obra esclava, la ganadería no necesita gran cantidad de trabajadores siendo esta actividad desarrollada por los hombres blancos, dueños de las haciendas que entregaban las fincas a familias determinadas, pertenecientes al partido. La fundación como asentamiento poblacional, se enmarca dentro de la fecha de 1750 cuando queda establecida la ermita del Santo Cristo en los parajes del Cauto. Se señala como llegada de la evangelización el año 1650 cuando es traído el Santo Cristo de la misericordia, por el indio, primer propietario de las tierras del Cristo. El proceso de consolidación social se inicia dentro del propio siglo XVI con el contacto de las dos culturas, el cual a través de los hallazgos arqueológicos, aparecieron los restos de vajillas coloniales junto a los restos de cerámicas aborígenes, además incluye una espada de la conquista, llamada toledana, arma de doble filo y punta. Estas mismas espadas fueron utilizadas en la conquista de México. Se reconoce como unos de los primeros hechos históricos la repercusión en el territorio del desembarco de Narciso López por Cárdenas en 1850.

Es poco conocido en la historia del territorio granmense las evidencias históricas con relación a la repercusión de estos hechos, una de las propias muestras obran en archivos de los fondos del partido del Santo Cristo. Su crecimiento en el Siglo XIX continuó y el 20 de Abril de 1853 el Excelentísimo e Ilustre Obispo y Santo, Antonio María Claret y Clara por el Real orden de Su Majestad la Reina Isabel II visita la zona después de una larga y fatigosa inspección pastoral por toda la antigua Diócesis, viendo la extensión, el crecido número del vecindario y la necesidad de erección de nuevas parroquias de San José, en la misma ciudad, la de San Vicente, la de San Pedro Mártir, la del Santísimo Cristo de Cauto y la de San Andrés. Durante la segunda mitad de este siglo XIX esta región sufrió mucho debido a las guerras independentistas cubanas con lo que las iglesias comenzaron a perder poder así que este pueblo que estaba muy ligado al desarrollo de la Iglesia decayó considerablemente, con la ocupación militar de sus templos convertidos en cuarteles y hasta en establos, muchos de ellos destruidos en los combates y asedios o por la misma soldadesca española procurando subsistir; así como el traslado y movilización de poblaciones, sacerdotes y capellanes a veces voluntaria y a veces forzadas, hacia otros lugares seguros fuera de la zona de guerra, los planes de prosperidad de Antonio María Claret se vieron frustrados. Todo esto indica que la ermita se encontraba destruida y desatendida a principios de 1900 y con la llegada de la paz y el nombramiento del Primer Arzobispo cubano, Mons Barnada, comenzó una lenta reconstrucción eclesial.

Muchos pobladores descendientes de las familias fundadoras, dan fé de las ruinas que existían de la ermita ubicada en la intercepción del camino real de Cuba y el camino a lo largo de la ribera derecha del Cauto. Allí se conservó hasta 1963 la pila bautismal, hasta que fue arrastrada por las inundaciones del Ciclón Flora, todavía hoy se encuentran restos de ladrillos y horcones de lo que fuera la primera iglesia del Santo Cristo del Buen Viaje, situada precisamente para bendecir a todos los viajeros que cruzaba el paso real de aguas rápidas y oscuras llamado por los pobladores mas tarde el paso de La Mula.

En el año 1942 tuvo Cauto Cristo la primera mujer alcaldesa, a pesar de la discriminación a que eran sometidas, la misma se llamó Honoria Ramírez Ramírez

2 comentarios

  1. Alian

    Hermanao a este sitio lo unico que le falta es una galeria de fotos, para que las personas vean el lugar

  2. Eulicer

    Saludos Alian, ok vamos a trabajar en el tema, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>